Mercy: Excellence. Every Day in Every Way.
  • Find Physicians
or   Contact Mercy
Health Questions

Hemorragia subaracnoidea

Definición

Es un sangrado en el área comprendida entre el cerebro y los delgados tejidos que lo cubren, llamada espacio subaracnoideo.

Nombres alternativos

Hemorragia en el espacio subaracnoideo

Causas

La hemorragia subaracnoidea puede ser causada por:

La hemorragia subaracnoidea relacionada con una lesión a menudo se observa en los ancianos que han tenido caídas y se han golpeado en la cabeza. Entre los jóvenes, la lesión más común que lleva a una hemorragia subaracnoidea es un choque automovilístico.

La hemorragia subaracnoidea causada por un aneurisma cerebral que se abre (ruptura) ocurre en aproximadamente 40 a 50 de cada 100,000 personas de más de 30 años. La hemorragia subaracnoidea debido a la ruptura de un aneurisma cerebral es muy común en personas de edades comprendidas entre 20 y 60 años y es ligeramente más frecuente en las mujeres que en los hombres.

Los riesgos abarcan:

  • Aneurisma en otros vasos sanguíneos
  • Displasia fibromuscular (DFM) y otros trastornos del tejido conectivo
  • Hipertensión arterial
  • Antecedentes de poliquistosis renal
  • Tabaquismo

Un fuerte antecedente familiar de aneurismas también puede incrementar su riesgo.

Síntomas

El síntoma principal es un dolor de cabeza intenso que comienza súbitamente y a menudo es peor cerca de la parte posterior de la cabeza. Los pacientes con frecuencia lo describen como "el peor dolor de cabeza experimentado" y diferente a cualquier otro tipo de dolor de cabeza. La jaqueca puede comenzar después de una sensación de estallido o crepitación en la cabeza.

Otros síntomas:

Otros síntomas que pueden ocurrir con esta enfermedad son:

Pruebas y exámenes

Los signos abarcan:

  • Un examen físico puede revelar rigidez en el cuello.
  • Un examen del cerebro y del sistema nervioso puede mostrar signos de disminución de la función nerviosa y cerebral (déficit neurológico focal).
  • Un examen oftalmológico puede mostrar disminución de los movimientos oculares, un signo de daño a los nervios craneales (en los casos más leves, pueden no observarse problemas en un examen ocular).

Si el médico piensa que usted puede tener una hemorragia subaracnoidea, se debe realizar una tomografía computarizada de la cabeza (sin medio de contraste) inmediatamente. En 5 a 10% de los casos, esta tomografía puede ser normal, especialmente si sólo ha habido un pequeño sangrado. Si la tomografía es normal, se debe efectuar una punción lumbar (punción raquídea).

Otros exámenes que se pueden hacer abarcan:

  • Angiografía cerebral de los vasos sanguíneos del cerebro.
  • Angiografía por tomografía computarizada (usando medio de contraste).
  • Ecografía Doppler transcraneal para examinar la circulación en las arterias del cerebro.
  • Resonancias magnéticas (RM) y angiografía por resonancia magnética (ARM) (ocasionalmente).

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento son:

  • Salvar la vida.
  • Reparar la causa del sangrado.
  • Aliviar los síntomas.
  • Prevenir complicaciones como el daño cerebral permanente (accidente cerebrovascular).

La cirugía se puede hacer para:

  • Eliminar grandes acumulaciones de sangre o aliviar la presión en el cerebro si la hemorragia se debe a una lesión.
  • Reparar el aneurisma si la hemorragia se debe a la ruptura de éste.

Si el paciente está extremadamente enfermo, es posible que la cirugía tenga que esperar hasta que la persona esté más estable.

La cirugía puede involucrar:

  • Una craneotomía (perforar un agujero en el cráneo) y colocación de puntos metálicos en el aneurisma para cerrarlo.
  • Un espiral endovascular, colocación de espirales en el aneurisma para reducir el riesgo de un sangrado posterior.

Si no se encuentra ningún aneurisma, la persona debe ser vigilada muy de cerca por un equipo médico y es posible que necesite más exámenes imagenológicos.

El tratamiento para la disminución de la agudeza mental o coma abarca:

  • Un tubo de drenaje dentro del cerebro para aliviar la presión.
  • Soporte vital.
  • Métodos para proteger las vías respiratorias.
  • Posicionamiento especial.

Una persona que esté consciente puede necesitar reposo absoluto en cama y se le solicitará igualmente evitar actividades que puedan incrementar la presión dentro de la cabeza, entre ellas:

  • Agacharse.
  • Hacer esfuerzos.
  • Cambiar repentinamente de posición.

El tratamiento también puede abarcar:

  • Medicamentos administrados a través de una vía intravenosa para controlar la presión arterial.
  • Nimodipina para prevenir espasmos arteriales.
  • Analgésicos y ansiolíticos para aliviar el dolor de cabeza y reducir la presión intracraneal.
  • Fenitoína u otros medicamentos para prevenir o tratar convulsiones (crisis epilépticas).
  • Laxantes o ablandadores de heces para prevenir el esfuerzo durante las deposiciones.

Pronóstico

El pronóstico de un paciente con hemorragia subaracnoidea en realidad depende de muchos factores diferentes, entre ellos:

  • Ubicación y cantidad del sangrado
  • Complicaciones

Una edad mayor y síntomas más graves desde un principio pueden llevar a un pronóstico menos alentador.

Las personas se pueden recuperar por completo después del tratamiento, pero algunas pueden morir incluso con tratamiento intensivo.

Posibles complicaciones

El sangrado repetitivo es la complicación más seria. Si un aneurisma cerebral sangra por segunda vez, el pronóstico es mucho peor.

Los cambios en el nivel de conciencia y lucidez mental debido a una hemorragia subarachnoidea pueden empeorar y llevar a coma o a la muerte.

Otras complicaciones abarcan:

Cuándo contactar a un profesional médico

Acuda a la sala de urgencias o llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) si tiene síntomas de hemorragia subaracnoidea.

Prevención

La identificación y tratamiento exitoso de un aneurisma puede prevenir la hemorragia subaracnoidea.

Referencias

Selman WR, Hsu D, Tarr RW, Ratcheson RA. Vascular diseases of the nervous system: intracranial aneurysms and subarachnoid hemorrhage. In: Bradley WG, Daroff RB, Fenichel GM, Jankovic J, eds. Neurology in Clinical Practice. 5th ed. Philadelphia, Pa: Butterworth-Heinemann Elsevier; 2008:chap 55C.

Zivin J. Hemorrhagic cerebrovascular disease. In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicine. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 432.

Reinhardt MR. Subarachnoid hemorrhoid. J Emerg Nurs. 2010;36(4):327-329.

Rabinstein AA, Lanzino G, Wijdicks EF. Multidisciplinary management and emerging therapeutic strategies in aneurysmal subarachnoid hemorrhage. Lancet Neurol. 2010;9(4):504-519.


Actualizado: 2/5/2011
Versión en inglés revisada por: David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by Joseph V. Campellone, MD, Division of Neurology, Cooper University Hospital, Camden, NJ. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com
 
1111 6th Avenue, Des Moines, Iowa 50314 (515) 247-3121
© Copyright 2011 Mercy Medical Center. All Rights Reserved