Mercy: Excellence. Every Day in Every Way.
  • Find Physicians
or   Contact Mercy
Health Questions

El embarazo y el herpes

Definición

El herpes adquirido al nacer es una infección por el virus del herpes que un bebé contrae (adquiere) de la madre durante el embarazo o el nacimiento.

Nombres alternativos

HSV; Herpes congénito; Herpes de tipo congénito; Herpes adquirido al nacer; Herpes durante el embarazo

Causas

Los bebés recién nacidos pueden resultar infectados con el virus del herpes:

  • En el útero (herpes congénito, el cual es muy inusual)
  • Durante el paso por la vía del parto (herpes adquirido al nacer, que es la forma más común de infección)
  • Inmediatamente después de nacer (posparto) por besar o tener otro tipo de contacto con alguien que tenga herpes labial

Si en el momento del parto la madre tiene una infección activa con herpes genital, el bebé es más propenso a resultar infectado durante el nacimiento. Es posible que algunas madres no sepan que tienen úlceras herpéticas internas (dentro de la vagina).

Algunas personas tuvieron infecciones previas por herpes en el pasado, pero no lo supieron. Al no saber que tienen herpes, pueden transmitírselo a su bebé.

La causa más común de infección por herpes en bebés recién nacidos es el tipo 2 (genital), pero también puede presentarse el tipo 1 (oral).

Síntomas

El herpes puede aparecer únicamente como una infección cutánea. Se pueden presentar pequeñas ampollas (vesículas) llenas de líquido que se rompen, forman costra y finalmente sanan, lo que a menudo deja una leve cicatriz.

La infección por herpes también se puede propagar a través de todo el cuerpo (llamada herpes diseminado). En este tipo, el virus del herpes puede afectar muchas partes diferentes del cuerpo:

  • La infección por herpes en el cerebro se denomina encefalitis herpética.
  • El hígado, los pulmones y los riñones también pueden resultar comprometidos.
  • Puede o no haber ampollas en la piel.

Los bebés recién nacidos con herpes que se ha propagado al cerebro u otras partes del cuerpo a menudo están muy enfermos. Los síntomas abarcan:

  • Tendencia al sangrado
  • Dificultad respiratoria
    • apariencia azulada (cianosis)
    • aleteo nasal
    • gruñidos
    • respiración rápida (taquipnea)
    • períodos de tiempo cortos sin respiración (episodios de apnea)
  • Coma
  • Ictericia
  • Letargo
  • Temperatura baja (hipotermia)
  • Mala alimentación
  • Convulsiones o crisis epiléptica
  • Shock
  • Lesiones cutáneas, ampollas llenas de líquido

El herpes adquirido en el período poco después del nacimiento tiene síntomas similares a los del herpes adquirido al nacer.

El herpes intrauterino puede causar:

  • Enfermedad ocular, como inflamación de la retina (coriorretinitis)
  • Daño cerebral grave
  • Úlceras (lesiones) cutáneas

Pruebas y exámenes

Los exámenes para el herpes congénito abarcan:

Los exámenes adicionales que se pueden hacer si el bebé está muy enfermo abarcan:

Tratamiento

Las infecciones con el virus del herpes en bebés generalmente son tratadas con medicamentos intravenosos. El medicamento antiviral más común que se utiliza para este propósito es el Aciclovir y es posible que el bebé necesite tomarlo por varias semanas.

A menudo, se necesita otra terapia para tratar los efectos de la infección con herpes, como shock o convulsiones. Con frecuencia, debido a que estos bebés están muy enfermos, el tratamiento se hace en una unidad de cuidados intensivos.

Expectativas (pronóstico)

A pesar de los medicamentos antivirales y el tratamiento oportuno, los bebés con herpes sistémico o encefalitis con frecuencia no tienen buen pronóstico.

En los bebés con enfermedad cutánea, las vesículas pueden reaparecer en forma repetitiva incluso después de haber terminado el tratamiento. Estas recurrencias los ponen en riesgo de desarrollar problemas de aprendizaje y pueden necesitar tratamiento.

Posibles complicaciones

  • Infección bacteriana o micótica de las lesiones cutáneas
  • Coma
  • Muerte
  • Retraso del desarrollo
  • Hemorragia excesiva, coagulación intravascular diseminada (CID)
  • Problemas oculares (coriorretinitis, queratitis)
  • Problemas gastrointestinales, como diarrea
  • Hepatitis
  • Ictericia
  • Insuficiencia hepática
  • Problemas pulmonares que comprenden neumonía o neumonitis
  • Problemas del sistema nervioso y el cerebro (neurológicos)
  • Dificultad respiratoria
  • Convulsiones
  • Shock
  • Lesiones cutáneas

Cuándo contactar a un profesional médico

Si su bebé presenta cualquier síntoma de herpes congénito, como lesiones cutáneas solas, hágalo ver de un médico con prontitud.

Prevención

Es importante que usted le comente a su médico o al personal de enfermería si tiene antecedentes de herpes genital. Si presenta brotes frecuentes de herpes, le darán un medicamento llamado aciclovir para tomarlo durante el último mes del embarazo. Esto ayuda a prevenir un brote cerca de la fecha de parto. Se recomienda la cesárea para las mujeres embarazadas que tengan una nueva llaga por herpes y estén en trabajo de parto.

El hecho de tener prácticas sexuales más seguras puede ayudar a evitar que la madre contraiga herpes genital. Las madres que no están infectadas con herpes no pueden transmitir el virus del herpes al feto durante el parto.

Las personas con boqueras o fuegos (herpes labial) deben evitar el contacto con recién nacidos. Los cuidadores que tengan boqueras deben usar una máscara quirúrgica y lavarse las manos minuciosamente antes de tener contacto con el bebé para prevenir la transmisión del virus.

Las madres deben consultar con su médico sobre la mejor manera de minimizar el riesgo de transmitir el herpes a su bebé.

Referencias

Red Book: 2009 Report on The Committee on Infectious Diseases, American Academy of Pediatrics.

Cernik C, Gallina K, Brodell RT. The treatment of herpes simplex infections: An evidence-based review. Arch Intern Med. 2008;168(11):1137-1144.

Hollier LM, Wendel GD. Third trimester antiviral prophylaxis for preventing maternal genital herpes simplex virus (HSV) recurrences and neonatal infection. Cochrane Database Syst Rev. 2008;23(1):CD004946.


Actualizado: 8/23/2012
Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine. Susan Storck, MD, FACOG, Chief, Eastside Department of Obstetrics and Gynecology, Group Health Cooperative of Puget Sound, Bellevue, Washington; Clinical Teaching Faculty, Department of Obstetrics and Gynecology, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com
 
1111 6th Avenue, Des Moines, Iowa 50314 (515) 247-3121
© Copyright 2011 Mercy Medical Center. All Rights Reserved