Mercy: Excellence. Every Day in Every Way.
  • Find Physicians
or   Contact Mercy
Health Questions

Dolor cervical

Definición

Es una molestia en cualquiera de las estructuras del cuello, las cuales incluyen músculos y nervios, al igual que vértebras de la columna y los discos amortiguadores entre ellas.

Ver también:

Nombres alternativos

Dolor de cuello; Rigidez en el cuello o cervical

Consideraciones

Cuando su cuello presenta dolor, es posible que usted tenga dificultad para moverlo, especialmente hacia un lado, lo cual es descrito por muchas personas como tener cuello rígido.

Si el dolor de cuello compromete los nervios, se puede sentir entumecimiento, hormigueo o debilidad en el brazo, la mano o en otra parte.

Causas

Una causa común del dolor cervical es la tensión o distensión muscular y, por lo general, las actividades diarias son las responsables. Tales actividades son, entre otras: encorvarse sobre un escritorio durante horas, tener una mala postura para ver televisión o leer, colocar el monitor de la computadora demasiado alto o demasiado bajo, dormir en una posición incómoda o torcer y girar el cuello con sacudones cuando se hace ejercicio.

Las caídas o accidentes extremos pueden causar lesiones cervicales graves, como fracturas de las vértebras, latigazo cervical, lesión de los vasos sanguíneos e incluso parálisis.

Otras causas abarcan:

Cuidados en el hogar

En el caso de causas de dolor cervical menores y comunes:

  • Tome analgésicos de venta libre, como ibuprofeno (Advil, Motrin IB) o paracetamol (Tylenol).
  • Aplique calor o hielo en el área del dolor. Un buen método es usar hielo durante las primeras 48 a 72 horas y luego aplicar calor. Este último se puede aplicar con duchas calientes, compresas calientes o almohadillas térmicas. No se duerma con una almohadilla térmica o una bolsa de hielo puestas.
  • Suspenda la actividad física normal durante los primeros días. Esto ayuda a calmar los síntomas y a reducir la inflamación.
  • Realice ejercicios de rango de movimiento lento: arriba y abajo, de lado a lado y de oído a oído, para estirar suavemente los músculos del cuello.
  • Procure que un compañero le masajee suavemente las áreas afectadas por el dolor.
  • Ensaye durmiendo en un colchón firme sin almohada o con una almohada especial para el cuello.
  • Use un collarín cervical suave durante un corto período de tiempo para aliviar la molestia. Usar uno por mucho tiempo puede hacer que los músculos del cuello se tornen más débiles.

Posiblemente sea necesario reducir la actividad sólo durante el primer par de días; luego reanude lentamente sus actividades habituales. No realice actividades que impliquen el levantamiento de cosas pesadas o torcer la espalda o el cuello durante las primeras 6 semanas después de que empiece el dolor. Después de 2 a 3 semanas, reanude lentamente el ejercicio. Un fisioterapeuta puede ayudarle a decidir cuándo empezar los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento y cómo hacerlos.

Evite los siguientes ejercicios durante su recuperación inicial, a menos que el médico o el fisioterapeuta le digan que no hay problema:

  • Trote deportivo
  • Fútbol americano
  • Golf
  • Ballet
  • Levantamiento de pesas
  • Levantamiento de piernas al acostarse boca abajo
  • Abdominales con las piernas estiradas (en lugar de las rodillas dobladas)

Cuándo contactar a un profesional médico

Busque ayuda médica inmediata si:

  • Tiene fiebre y dolor de cabeza, y si el cuello está tan rígido que no puede tocarse el pecho con el mentón. Esto puede indicar meningitis. Llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) o trasládese a un hospital.
  • Tiene síntomas de un ataque cardíaco, como dificultad para respirar, sudoración, náuseas, vómitos o dolor en el brazo o la mandíbula.

Llame al médico si:

  • Los síntomas no desaparecen en una semana con cuidados personales.
  • Presenta entumecimiento, hormigueo o debilidad en el brazo o en la mano.
  • El dolor en el cuello fue causado por una caída, un golpe o una lesión (si usted no puede mover el brazo o la mano, procure que alguien más llame al número local de emergencias, como el 911).
  • Presenta inflamación de los ganglios o una protuberancia en el cuello.
  • El dolor no desaparece con dosis regulares de analgésicos de venta libre.
  • Tiene dificultad para deglutir o respirar junto con el dolor en el cuello.
  • El dolor empeora cuando usted se acuesta o lo despierta en la noche.
  • El dolor es tan fuerte que usted no puede estar cómodo.
  • Pierde el control de esfínteres.

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

El médico o el personal de enfermería llevarán a cabo un examen físico y harán preguntas detalladas acerca del dolor de cuello, incluyendo la frecuencia con la cual ocurre y su intensidad. Otras preguntas pueden abarcar:

  • ¿Se localiza el dolor en la parte frontal, posterior o lateral del cuello?
  • ¿Afecta ambos lados por igual?
  • ¿Cuándo apareció el dolor cervical por primera vez?
  • ¿Está presente todo el tiempo o aparece y luego desaparece?
  • ¿Puede tocarse el pecho con el mentón?
  • ¿Qué hace que el cuello se sienta mejor? ¿Qué lo hace empeorar?
  • ¿Presenta debilidad o rigidez cervical?
  • ¿Tiene otros síntomas como entumecimiento, hormigueo o debilidad en un brazo o una mano?
  • ¿Presenta inflamación de los ganglios o una protuberancia en el cuello?

Estas preguntas ayudan al médico a determinar la causa del dolor de cuello y si es probable que mejore rápidamente con medidas simples como hielo, analgésicos suaves, fisioterapia y ejercicios apropiados. La mayoría de las veces, el dolor de cuello mejorará en 4 a 6 semanas usando estos métodos.

El médico o el personal de enfermería probablemente no ordenarán ningún examen durante la primera visita, a menos que usted tenga síntomas o una historia clínica que sugieran un tumor, infección, fractura o un trastorno neurológico grave. En ese caso, se pueden hacer los siguientes exámenes:

Si el dolor se debe a un espasmo muscular o el pinzamiento de un nervio, es probable que el médico prescriba un relajante muscular y posiblemente un analgésico más potente. Los medicamentos de venta libre a menudo funcionan igual de bien que los medicamentos que necesitan receta. Es posible que el médico prescriba un collar cervical o, si hay una lesión nerviosa, puede remitirlo a consulta con un neurólogo o un neurocirujano.

Si el médico o el personal de enfermería piensan que el dolor cervical puede deberse a meningitis, lo enviarán a una sala de urgencias para realizarle exámenes y tratamiento adicionales.

Prevención

Las siguientes medidas pueden prevenir el dolor cervical o ayudar a que su dolor en el cuello mejore:

  • Utilizar técnicas de relajación y ejercicio regular para prevenir estrés y tensión indeseables en los músculos del cuello.
  • Aprender ejercicios de estiramiento para el cuello y la parte superior del cuerpo. El estiramiento se recomienda todos los días, especialmente antes y después del ejercicio. Un fisioterapeuta puede ayudar.
  • Asegurarse de adoptar una buena postura, especialmente al sentarse frente a un escritorio la mayor parte del día, manteniendo un apoyo en la espalda. Ajuste el monitor de la computadora al nivel de los ojos, con lo cual se evita tener que mirar continuamente hacia arriba o hacia abajo.
  • Si usted trabaja con una computadora, estire el cuello cada hora más o menos.
  • Utilizar un juego de audífonos cuando está al teléfono, especialmente si el hecho de responder o usar este aparato es parte principal del trabajo.
  • Al leer o digitar documentos en el escritorio, colóquelos en un sujetador a nivel del ojo.
  • Evaluar las condiciones de sueño. Asegúrese de que la almohada esté brindando el apoyo apropiado y cómodo para el cuello y la cabeza. Es probable que requiera una almohada especial. Asimismo, verifique que el colchón sea lo suficientemente firme.
  • Utilizar cinturones de seguridad y cascos para bicicleta con el fin de prevenir lesiones.

Referencias

Gross A, Miller J, D'Sylva J, et al. Manipulation or mobilisation for neck pain. Cochrane Database Syst Rev. 2010 Jan 20;(1):CD004249.

Young IA, Michener LA, Cleland JA, Aguilera AJ, Snyder AR. Manual therapy, exercise, and traction for patients with cervical radiculopathy: a randomized clinical trial. Phys Ther. 2009 Jul;89(7):632-42. Epub 2009 May 21. Erratum in: Phys Ther. 2010 May;90(5):825. Phys Ther. 2009 Nov;89(11):1254-5.

Devereaux MW. Neck pain. Med Clin North Am. 2009;93:273-284.

Graham N, Gross A, Goldsmith CH, Klaber Moffett J, Haines T, Burnie SJ, et al. Mechanical traction for neck pain with or without radiculopathy. Cochrane Database Syst Rev. 2008;(3):CD006408.


Actualizado: 6/7/2012
Versión en inglés revisada por: Dennis Ogiela, MD, Orthopedic Surgeon, Danbury Hospital, Danbury, CT. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com
 
1111 6th Avenue, Des Moines, Iowa 50314 (515) 247-3121
© Copyright 2011 Mercy Medical Center. All Rights Reserved